Desde Aquí -> Valencia, Venezuela

Como veo las cosas que ocurren en mi país.

viernes

El Saludo

Se han fijado las muchas y tan variadas reacciones que puede producir un saludo.

Yo camino acompañado de mi esposa todas las mañanas, dichas caminatas matinales las hacíamos en un sitio rodeado de instalaciones deportivas. Muchos de los espacios ofrecen al caminante espectaculares vistas de paisajes naturales, sin embargo, la gente que usualmente camina en dicho sitio hace sus ejercicios con cara de pocos amigos, si se les saluda, no responden a dicho saludo y en caso de hacerlo, lo hacen de mala gana, cosa que usted se dé cuenta y no incurra en dicho error en venideras ocasiones.

Ahora bien, hace poco cambiamos el sitio de nuestra caminata matinal, debido a que mi esposa descubrió un bellísimo parque camino a la casa y que nos resulta casi como si fuese hecho a pedido especial. Allí mi perrita puede juguetear y correr casi con absoluta libertad mientras nosotros caminamos.

Pero el aspecto mas resaltante es que quienes hacen uso de dicho parque lo hacen con buen semblante, al encontrarse son otra persona saludan por lo general con una sonrisa en el rostro, y por eso, solo por eso lo hacen sentirse bien al comenzar el día.

Eso me ha hecho reflexionar sobre lo que significa el saludo. Es esa o esas breves y algunas veces inteligibles palabras que le dirigimos a quienes encontramos frente a nosotros. Buenas, Buenos días, Buen día, Hola, o más largo aún: Tenga usted muy buenos días.. En fin todas implican buenos deseos, significa que le deseamos a nuestro prójimo algo bueno. Entonces porque dejar que esa sana y gentil costumbre desaparezca. Es algo que caracteriza negativamente a las ciudades; si usted entra en cualquier sitio donde se encuentren otras personas y saluda, cada día con mas frecuencia, quedara sin respuesta. Es más, a muchos les avergüenza, (o eso parece), responder al saludo que se les ha brindado. En dramática contraposición, en los pueblos usted es saludado por todos aquellos que se crucen en su camino, sin importar si le conocen o no.

Por favor, saluden a todos, véanlos a la cara y salúdenlos con una bella y gentil sonrisa en el rostro, y se darán cuenta que el mundo que los rodea se va tornando mas agradable, tan solo por eso, es un buen negocio.

Mis saludos para todos ustedes y para los suyos.

7 Comments:

  • At 13 de enero de 2006, 13:59, Anonymous Anónimo said…

    Hola saludos.... mmmm! imagino que uno de los parque debe ser el Peñalver, cuyo nuevo nombre: Negra Hipolita se debe a nuestro eficiente gobernador eructo, pero cual es? el de las caras largas o el de las caras alegres....?

    Un valenciano en Tumeremo

     
  • At 14 de enero de 2006, 08:42, Blogger Saúl A. Mora M. said…

    No amigo, en el Parque "Fernando Peñalver", el cual conserva su nombre para nosotros los Valencianos, no permiten la entrada de mascotas.
    El primer caso me refiero a los entornos de la villa olímpica en Naguanagua, lugar donde desconozco por que motivo los transeuntes van siempre de mal ceño. El contraste es un parque detrás de la Plaza Montes de Oca en Guaparo.
    Saludos desde Valencia y una pregunta
    ¿Como es el clima por alli?

     
  • At 14 de enero de 2006, 09:48, Anonymous Anónimo said…

    Saludos Saul .... si es cierto no percate ese detalle de la mascota.

    El clima por estas zonas no se diferencia mucho de Valencia con la salvedad que el sol se comparte con los dias nublados. aun se mantiene lloviendo aunque no con mucha frecuencia. Pero no es raro que de un dia con el sol fuerte de repente aparezcan unas nubes que refresquen un poco el dia.

    Saludos y seguire visitandote.

     
  • At 14 de enero de 2006, 20:25, Anonymous Luis said…

    Las buenas maneras parecen haber desaparecido desde hace mucho. Pero si vieras que a veces esto parece suceder porque la cortesía es tomada como un signo de debilidad.

    Me baso en lo que frecuentemente observo, por ejemplo, cuando una persona accidentalmente tropieza otra. Si el culpable sigue de largo, sin decir nada, la víctima no dice nada. Si el culpapble trata de disculparse suele ser insultado por la victima.

    Ese es el caso. Si la recompensa por ser amable es un castigo, más vale no serlo. Este suele ser el pensamiento general.

     
  • At 15 de enero de 2006, 10:38, Blogger Mente,Cuerpo y Emociones said…

    Los buenos modales y las buenas costumbre casi todas se han perdido. Me acuerdo que cuando pequeño te decian una sola vez, saluda a fulanito o a sutanito, y si no lo hacias, bam despues venia el matracazo que le daban a uno como premio. Ahora uno tiene que estar como una repetidora automatica diciendole a los hijos de uno, Saluda, Sientate bien, Como despacio y para tu de contar. Bueno Amigo Saul, Gracias por este Post, Tengo gratos recuerdo de Valencia, Vivi muchos Años por alla, Mi hija Mayor vive todavia por alla con su Mama. Bendiciones para ti y los tuyos.

     
  • At 15 de enero de 2006, 20:55, Blogger Mariannextreme said…

    aunque no soy de Valencia, vivo aquí y confieso que me encanta, as{i como disfrutar de los bellos parques y sí, estoy de acuerdo, el sello personal debe ser la cortesía sin frustrarse mucho cuando la respuesta no es la esperada, muchos saludos :-)

     
  • At 10 de febrero de 2006, 09:10, Anonymous Anónimo said…

    Hola Saul,

    Es interesante que alguien se preocupe por saber cuál es el parque en el que das tus paseos y no diga mucho sobre el tema principal de tu "nota".

    La falta de amabilidad tiene mucha relación con los pensamientos que ocupan la mente de las personas que describes.

    Hay lugares frecuentados por un público cuyas actividades diarias los mantienen tensos y concentrados en sí mismos.

    Piensan que si dejan de pensar un momento en sus problemas, no tendrán luego control sobre ellos.

    Dedicarle un saludo o una sonrisa a alguien, para sus estandares, sería una perdida de energía vital, que ellos necesitan para superar su "problemas".

    Ignorando que relajandose un poco pueden conseguir ese espacio lleno de la objetividad necesaria para conseguir la solución más adecuada y hasta de forma más rápida.

    Pienso que antes que criticarlos, deberiamos elevarnos por encima de nuestro egocentrismo y autoestima herida, y sentir un poco de piedad por esos seres atrapados dentro de esos cuerpos-cárceles.

    Temerosos de usar las ventanas que son sus ojos y abrirlas ante las inmensas posibilidades que pueden significar una sonrisa a tiempo y un saludo desintencionado.

    Afortunadamente, aún existe gente sonriente en este mundo.

    Disfrutemos de ellos y llenémosnos de energía para cuándo nuestra vida sea intercectada por esos cuerpos-carceles ambulantes.

    Tal vez, tengamos la valentía de romper sus barreras con un agradable sonrisa y un saludo sin mayor importancia o intención!!!

    Saludos

    Rosalba

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home